Editorial | Más institucionalidad y menos personalismos

 



En una República la simbología e imagen institucional de un Estado no debe aludir directa o indirectamente, a las personas o grupos políticos que de manera circunstancial detentan el poder. Se debe respetar estrictamente la distinción conceptual entre el Estado como expresión política de la sociedad en su conjunto y sus gobernantes. 

Cuando ello no sucede caemos en el "culto a la personalidad", que es un vicio propio de los regímenes políticos que se encuentran en las antípodas del sistema republicano y democrático. Por eso los estados que se precian de ser republicanos y democráticos regulan de manera clara el uso de su simbología y el contenido y finalidad de la publicidad oficial, de manera de proscribir los personalismos.

En el departamento Paclín, su Intendente, el Sr. Eduardo Vicente Menecier, es un claro ejemplo de esta anomalía autoritaria y antirrepublicana que se ha denominado “culto a la personalidad”.

En efecto, desde que asumió como Jefe Municipal, no ha dudado en modificar las tradiciones de la institución municipal, alterando la identidad de nuestra comunidad. Sin pudor alguno reemplazó el histórico logo que identifica la institución municipal, con un logo que destaque su gestión.


Dicho logotipo había sido reconocido como emblema oficial de La Municipalidad de Paclín bajo Ordenanza Municipal N° 14/96. Desde entonces su uso es obligatorio en los documentos oficiales y los instrumentos públicos, vehículos afectados al uso público y frente de los edificios municipales como símbolo oficial.


No contento con ello, aunque parezca increíble, hizo retirar la mayoría de los antiguos cuadros de próceres argentinos y donaciones que se expusieron a lo largo de la historia en la institución.



Ingreso principal al edificio Municipal - Sala de atención al publico.



En su lugar, se exponen en el ámbito de la dependencia pública; fotografías y retratos del mandamás junto a funcionarios provinciales y nacionales en vida. Utilizando bienes de dominio público del Estado para exaltar su propia imagen.



Culto a la personalidad y otros excesos

Este accionar del Intendente, va de la mano de su “política publicitaria”, utilizada para la autopromoción de su imagen y de sus funcionarios. Es una práctica común y naturalizada la difusión de spots televisivos y radiales, por ejemplo, protagonizados por los propios funcionarios con un contenido netamente propagandístico.

La publicidad oficial es un principio básico para que en una República los actos de gobierno sean públicos. Pero en Paclín la pauta oficial viene siendo utilizada como un sistema de control o de disciplinamiento, mediante la asignación o retiro de pauta publicitaria para beneficiar a medios y comunicadores afines y para castigar a los críticos. La inexistencia de una normativa a nivel local que regulen la distribución y utilización de la pauta oficial por parte del municipio facilita tal situación.




Este dato de la realidad, pone sobre el tapete la necesidad de una norma que regule no sólo la distribución de manera equitativa de la publicidad oficial, sino también, su contenido y finalidad; que promuevan la producción local de contenidos, la participación y control público.

El trabajo para revertir este estado de cosas es arduo. Es arduo, porque no existe hoy voluntad política del gobierno de legislar sobre esta materia, ya que no están dispuestos a perder la cuota de poder que el manejo arbitrario y discrecional de la pauta les otorga sobre los medios.




0 Comentarios

Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. PACLINYA.COM se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Publicar un comentario

Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. PACLINYA.COM se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

PUBLICAR UN COMENTARIO (0)

Artículo Anterior Artículo Siguiente